Congreso del Estado
Instituto de Investigaciones Parlamentarias

PANEL VIRTUAL CON MOTIVO DEL DÍA DEL ABOGADO




El nuevo sistema de justicia penal acusatorio presenta fallas a seis años de haberse implementado que requieren ser atendidas para que no colapse, y el impacto de la pandemia obliga a incluir la atención del estrés dentro de la protección laboral. Señalaron lo anterior los abogados Martín Vaca Huerta y José Luis González Martínez, al participar en el panel virtual organizado por el Congreso del Estado de Sinaloa y la Federación Mexicana de Colegios de Abogados con motivo del Día de la Abogacía, que se celebra este 12 de julio.

Sonia Escalante López, directora del Instituto de Investigaciones Parlamentarias del Congreso, recordó que el Día de la Abogacía se estableció en 1960 bajo la presidencia de Adolfo López Mateos.

Los abogados, dijo, son los guardianes de la ley, son quienes buscan la justicia, la efectividad de los derechos humanos y la aplicación del derecho.

Martín Vaca Huerta, quien fue presidente de la Federación Mexicana de Colegios de Abogados, ofreció la ponencia “Retrocesos del sistema de justicia penal en México”. Recordó que en 2008 se aprobaron varias reformas en México con la encomienda de realizar una profunda transformación del sistema penal, que de ser inquisitivo pasaría a ser oral adversarial.

También, agregó, tenía como objeto privilegiar la reparación del daño a las víctimas, reforzar el debido proceso, fortalecer la presunción de inocencia y propiciar la reconstrucción del tejido social.

Se dijo, añadió, que acabaría con la corrupción y la impunidad, mejoraría la credibilidad ciudadana en las instituciones de seguridad pública, y de procuración y administración de justicia.

Sin embargo, observó, pasado el tiempo se observa que las políticas públicas de implementación de estas reformas no fueron las más correctas; fallaron algunas cosas y no se tomaron muy a fondo cuestiones socioculturales, políticas, económicas y jurídicas.

Pero sobre todo, resaltó que hubo muy poca socialización del nuevo sistema, pese a que se buscaba un cambio radical, que no todo iba a ser judicializar asuntos, sino que se iba a privilegiar la mediación y la conciliación y que debía ser muy poco lo que llegara a la fase de juicio oral.

De igual manera, observó, hubo falta de capacitación para los abogados postulantes, que tuvieron que capacitarse por su cuenta.

“El nuevo sistema de justicia penal nos sigue quedando a deber, siguen permeando algunos vicios, que son los mismos que tenía el anterior sistema, como impunidad, corrupción, falta de confianza de la población hacia las instituciones de seguridad pública y de procuración e impartición de justicia”.

Incluso afirmó que el acceso a la justicia no es de lo más eficiente. Como problema fundamental, consideró que es la falta de voluntad política de las autoridades para subsanar las fallas señaladas.

José Luis González Martínez, también expresidente de la citada Federación de abogados, ofreció la conferencia “Los efectos de la pandemia en México; el síndrome de Burnout y sus consecuencias legales.

Explicó que el concepto de “burnout”, que pudiera equivaler a quemado, consumido, tronado o reventado, es para definir la actitud de los trabajadores cuya salud se ve mermada y muestran agotamiento, despersonalización, insatisfacción y cinismo en su centro de trabajo, lo cual les lleva a tener un pobre desempeño laboral. Este estado de salud, aclaró, apenas se reconoce como problema, aunque ya es más frecuente.

Consideró que este problema debe ser más valorado en México, pues los trabajadores en general se han visto sometidos a un estrés por la pandemia del Covid-19, ya que han sido confinados en sus hogares e incluso han perdido el trabajo.